Venezuelan & Colombianos en Canada

Venezuelan & Colombianos en Canada

Colombianos y sobre todo Venezolanos en Calgary, comentan como es lamentable como miles de personas se ven obligados a salir de su tierra, Venezuela, tierra tan prospera en toda su extensión, con tantas riquezas naturales, infinidad de atracciones turísticas y poblada por gente amable; esto genera un enorme pesar, esta nación se ha convertido en la madre de una infinidad de inmigrantes esparcidos por el mundo.

Muchos son los venezolanos que se consideran exiliados, es decir, sienten que fueron obligados a salir de su país por un gobierno intransigente, inhumano y hostil. La gran mayoría jamás pensó, mientras crecía, en dejar su vida atrás, despedirse de sus familiares y amigos nunca será tarea sencilla.

Calgary fue la elección de preferencia de muchos venezolanos, entre los factores determinantes para que esto ocurriera estaban: posibilidad de contar con una economía más estable a nivel personal, acompañado de ofertas laborales y la ansiada seguridad.

Esos fueron los motores para que gran cantidad de venezolanos empacaran su vida en dos maletas y salieran con destino a Calgary – Canadá, con la esperanza de tener mejor calidad de vida, alejarse de los conflictos, sociales, económicos, y en todos los ámbitos que sufre Venezuela desde hace unos años.

La ciudad de Calgary se encuentra en la provincia de Alberta, en ella se localizan concentraciones del tan deseado oro negro, el petróleo; por esta razón muchos extranjeros, incluyendo a los venezolanos, emigraron a este lugar, algunos ex – trabajadores de Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA), reconocida empresa de petróleo a nivel mundial, encontraron buenos puestos de trabajo en su área.

La gran mayoría de estos  ex-trabajadores de PDVSA fueron expulsados del país luego del paro petrolero en 2002, protesta prolongada en contra de, en ese entonces presidente, Hugo Rafael Chávez Frías. La provincia de Alberta y principalmente la fría y remota ciudad de Calgary se convirtió en lugar de encuentro de venezolanos preparados para trabajar en los campos petroleros.

Es curioso conocer que los recién llegados conseguían empleo en reconocidas refinerías canadienses, quienes debido a su experiencia en la extracción petrolera en la faja del Orinoco, lugar con características parecidas a las arenas petroleras canadienses, se encontraban en una posición privilegiada con respecto a sus pares, la diferencia radicaba en que son muy valorados los conocimientos referentes a la  extracción petrolera suramericana.

Los salarios de estos profesionales fácilmente superaban los 100.000$ anuales, por lo que distan del estereotipo de inmigrantes pobres. Tienen grandes posesiones, autos lujosos y buena vida en general.

Los colombianos en Calgary, AB, al igual que los venezolanos, empezaron a llegar a Canadá en la década de los 70’s, actualmente no se tiene una cifra concreta de la cantidad de latinos establecidos en Calgary, lo que sí está claro es que las personas provenientes de Colombia y Venezuela son en su mayoría profesionales.

Muchos venezolanos y colombianos ingenieros de gas y petróleo, preparados y con excelentes cualidades, se establecieron en Calgary en la gran inmigración de 1990, las razones son diversas, en el caso de los colombianos fueron incitados por la terrible crisis política, la guerrilla y los conflictos de índole social y económica; por su parte los venezolanos trataban de escapar de las insoportables políticas económicas, la inseguridad y el desmejoramiento de la calidad de vida.

En cuanto al bienestar, es resaltada una y mil veces la poca existencia de la delincuencia, la calidad de la educación, a los niños se le enseña inglés y francés en el colegio, lo que será fructífero en el futuro que les espera, entre otras características que hacen de Calgary un lugar ideal. Lo único en contra es el frio que puede alcanzar los -40ºC en invierno, ambiente que puede ser insoportable para los latinos a su llegada a Calgary.

Los latinoamericanos llevaron consigo sus costumbres, sus bailes y su ritmo. La comida de Venezuela no se hizo esperar, es algo pintoresco degustar una arepa en Canadá. Son varios los restaurantes de comida típica en Calgary, no solo venezolanos, también colombianos, atendidos por inmigrantes, quienes le ponen todo ese sentimiento de extrañar su patria a cada plato servido.

Los venezolanos en Calgary se siente afortunados de poder elaborar sus propias hallacas en navidad, uno que otro supermercado les cumple el deseo al importar productos latinoamericanos como las hojas de plátano en las que se envuelven, llevan un poco de su cultura a ese gélido lugar, al reunirse varias familias a cenar y acurrucarse juntos en el calor de las tradiciones.

También se encuentran esas fusiones extraordinarias entre mediterráneos, europeos o asiáticos con latinos como venezolanos y colombianos, dando origen a una fusión magistral y mística de sabores inigualables, combinaciones que se vuelven iconos dentro de la comunidad extranjera, también es necesario recalcar, que los canadienses tienen un alto grado de aceptación de esta comida.

Igualmente, existen organizaciones en las cuales es común realizar actividades alusivas a los lugares de origen, como bazares en donde sencillo encontrar comida y música típica, llena de gente alegre, esa chispa y sabor que caracteriza a los latinos.

Cuando el auge petrolero se encontraba en la palestra, tanto venezolanos como canadienses disfrutaban de la prosperidad de la época. Por estos días donde el precio del barril va en picada y son escasos los picos de subida, los tiempos no pintan tan bien. Son evidentes los recortes de personal en las empresas petroleras, principal fuente de empleo para venezolanos, el desempleo crece y las comodidades que una vez tuvieron se van desvaneciendo.

Suena un poco paradójico que los venezolanos salieran de su país huyendo de la crisis, de la economía dependiente única y exclusivamente de la renta petrolera, para llegar tan lejos a padecer las consecuencias de la caída del precio del petróleo.

En su momento fue la decisión más acertada, la economía mundial incluyendo el precio del barril de petróleo hacían la estadía de los latinos en Canadá más placentera. Sin embargo, es lamentable que dentistas, médicos, ingenieros y otros, se vean obligados a aceptar casi cualquier trabajo para sobrevivir.

Los venezolanos en Calgary se adaptaron bien, actualmente consideran que no les brinda las oportunidades que una vez les dio, por ser un lugar dependiente del alza o baja del petróleo ha colocado a muchos en situación decisiva, ¿quedarse o irse? Otros por su parte, se encuentra en buena posición, con estabilidad económica y laboral, ellos no dudan en permanecer allí.

En estos días, así como llegaron en una estampida masiva, haciendo alusión a uno de los apodos del lugar, están saliendo con la misma o más prisa con la que llegaron a Canadá, los destinos preferidos, aunque sea sorprendente, tienen dirección en Latinoamérica.

Las familias vuelven a separarse en la búsqueda de una nueva ilusión de bienestar. Cada vez son más los comentarios sobre emigrar a otro país, siendo la ruta más recurrida la que tiene sentido hacia el hermano país de esa patria, Colombia; igualmente suenas lugares como Chile, Ecuador o Panamá.

Por ahora, los venezolanos en Calgary no ven otra opción diferente a partir, con su recién arraigada naturaleza emigrante no se les hace complicado volver a empacar la vida que con esfuerzo construyeron en Canadá dentro de dos maletas con peso limitado y seguir su camino hacia un destino que prometa algo mejor para su vida.

Raymy

COMMENTS